Viajar en familia

viajar en familia

Viajar con hijos/hijas

La semana de turismo, las rutas uruguayas se llenaron de familias paseanderas.

Nosotros aprovechamos esos días para visitar a la familia que está en la otra orilla del Río.
Montevideo- Bs As es un trayecto que hacemos con frecuencia, así que con el tiempo hemos desarrollado algunos hábitos y estrategias que ayudan a una mejor convivencia en los múltiples transportes que nos llevan a destino.

¿Intercambiamos piques de viaje? Te cuento, ¿me contas? 😉

Para empezar, escenario de viaje:
Mi combo es el siguiente : madre siemprecansadayfeliz + pochoclete pequeño (actualmente 15 meses) + pochoclete mayor (4 años y medio)… y que la fuerza de todo Marvel me acompañe.
Vamos por Seacat, micro 2.15 horas aproximadamente desde Montevideo hasta Colonia. Buque rápido 1 hs desde Colonia hasta Bs As. Auto, entre 1 y 2 horas (dependiendo fluidez del tránsito) hasta la casa donde nos quedamos.

Lo que a nosotros nos viene bien:

✅Los 3 somos parte de la aventura desde la previa. Los peques ayudan en el armado de la valija (el chiquito se divierte entrando y saliendo -la ropa jamás viaja ordenada) y el bolso de mano, que es FUNDAMENTAL. Eligen algún juguete que les gustaría llevar y sus galletitas predilectas para comer en el viaje.

✅Viajamos cómodos. Sobre todo con ropa que nos permita movernos con comodidad y que nos podamos poner y sacar fácilmente. Siempre llevo algún abrigo, independientemente de la estación del año.

✅Lo importante, a mano. Llevo mochila (prefiero dos tiras en los hombros para equilibrar el peso en mi espalda) con: agua, galletitas, crayolas y lápices, masa y moldes, autitos (mínimo 3 – uno para c/u y uno para compartir), libros, hojas, plata y documentos.
Algunos elementos van variando, pero lo importante es que sean de tamaño chico o mediano y que no tengan piezas pequeñas que se puedan perder.
En este último viaje aparecieron algunos superhéroes. Hay quienes viajan con medallitas, yo le hablo a Iron Man si estoy en problemas 😉
El pochoclo de 15 meses viaja en mochila ergonómica… por ahora. El grande, de la mano. En la mano restante la valija. Como dije, lo importante, a mano jaja.

El pochoclete menor viajó con fiebre. En el barco metió 40 grados y yo lamenté no tener un antifebril a mano. Así que aprendizaje: se incorpora un fresquito más a la mochi.

✅Anticipar. Lo que va a venir, el tiempo que estaremos en cada espacio, qué podemos y que no podemos hacer, etc. A mi también me gusta generar actividades diversas para “dividir” el tiempo.
En el micro comemos las galles porque #ansiedad. Leemos, jugamos con los libros, con superhéroes y sobre todo con el entorno. Con lo que vemos a través de la ventanilla. Imaginamos historias, buscamos formas, colores, etc.
Eventualmente se duermen. Casi siempre 20 minutos antes de llegar a destino 🤦🏻‍♀️

✅Evaluar y respetar necesidades, en la medida de lo posible: Cómo los chicos estuvieron mucho tiempo sentados en el micro o auto, en el barco priorizo una ubicación que permita que ellos se muevan en un espacio lo más cuidado posible.

Hay sectores como el de la foto que son ideales. Una vez ubicados, medidas anticipatorias: que pueden y que no pueden hacer. Libertad y límites decía Carl Rogers 💕

Carreras de autos, juegos con masa (usamos las bandejas de la cafetería como base), bailongo y destrezas motrices varias.

Cuando estamos cerca del puerto, sugiero “bajar la energía” como dicen en el jardín de mis amores, proponiendo pintar, leer o mirar la ciudad por la ventana del barco. Siempre les divierte sentarse en las ventanas.

¿Por que hago esto? Porque salir del barco suele ser caótico. Una masa de gente pujando por salir primero, con bolsos colgando, valijas con rueditas que te pasan por arriba, poca paciencia y empatía..

Así que para esperar en calma mientras baja el malón y lograr estar atentos una vez fuera del barco, necesitamos estar más zen que en el bailongo. Acordate que cuando tengas que retirar la valija de la cinta, hay muchas otras personas intentando hacer lo mismo, así que es importante estar juntos y cuidándonos.

✅Respetar las prioridades. Si viajas con niños o niñas, embarazada o si vas sola/o. Los accesos con prioridad para familias con hijos e hijas chicos, embarazadas y personas con movilidad reducida, los tenemos que respetar todos. Muchas veces me he encontrado con adultos/as haciendo uso de esos accesos cuando en realidad no les corresponde.
En el puerto de Colonia están muy bien delimitados y el personal siempre está dispuesto a ayudar en caso que lo necesites. Hacer uso de esos accesos acorta los tiempos de espera, el cansancio y evita transitar con peques entre multitudes.

✅Pedí ayuda cada vez que lo necesites. Siempre va a haber alguien que te pueda dar una mano. El viaje es corto y dinámico o eterno y pastoso, depende como lo vivencien. No esperes a no dar más. En casi todos los viajes, hacemos rincón kinder con varias madres y mientras nuestros hijos e hijas juegan, nosotras nos relajamos y charlamos.

¿Qué te parecen estos puntos? ¿Tenés alguno más para agregar?

Gracias por leerme 🙂

viajar en familia

viajar en familia

viajar en familia

viajar en familia

Deja un comentario